“La Libertad Guiando al Pueblo” es el cuadro más representativo de la Revolución Francesa, por el pintor Eugene Delacroix.

En esta obra se representa una escena en la que el pueblo de París levantó barricadas. Estos disturbios se convirtieron en un levantamiento que desembocó en una revolución seguida por ciudadanos enojados de todas las clases sociales. Como no hubo alguien específico que dirigiera, Delacroix utiliza una alegoría, la cual es una mujer representando la Libertad que es quien conduce al pueblo.

En la obra se representa la unión de dos clases sociales: los burgueses y los demás, gente de barrio, bastante realista. Aparecen jóvenes, adultos, clase obrera, clase burguesa, soldados, etc. todos defendiendo la Libertad, que también representa a Francia.